El 2 de julio de 1950 el «León de Erandio» marcaba en Maracaná uno de los goles más célebres de la historia

Ir al contenido