Tengo un hermano autista, 40 años. Vive en Goikoa, el hogar-residencia que APNABI gestiona en Erandio. No tengo palabras para agradecer y para admirar a las personas que les cuidan, cada día. Imaginaros ahora. Cuando digo que no tengo palabras es literal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Ir al contenido